Semente Nova: 42 años proyectando las costumbres y tradiciones de Galicia en Venezuela

Más de cuatro décadas de actividad le ha permitido a la agrupación, gracias a su espíritu entusiasta, constante y creativo, heredar a las futuras generaciones una variada colección de producciones coreográficas que han recorrido grandes escenarios en tierras criollas y gallegas

0
245

A través de la danza el hombre dio rienda suelta a sus emociones, siendo éste su medio más simple y efectivo para comunicar y hacer ver a otros las opiniones que tenía sobre el entorno que lo circundaba, sobre la vida, la muerte, el amor y tantos otros temas. Bajo ésta premisa, un grupo de personas se unieron en abril de 1979 para formar la Agrupación Folklórica Semente Nova de la Hermandad Gallega de Venezuela, bajo la dirección de Nani Alonso.

Desde su fundación, el objetivo fundamental del grupo ha sido trabajar por el rescate y proyección de las tradiciones y costumbres de Galicia. Para esto, Nani Alonso cuenta con la colaboración invaluable de Pilar Delgado y Annmary Delgado, en la dirección del grupo infantil, además de Maite Pardo y Carolina Bello, quienes dirigen al grupo de mayores.

Actualmente Semente Nova cuenta con 50 integrantes, entre el grupo infantil y el de mayores, y su Junta Directiva está representada por padres de los miembros participantes: Javier Souto, Oscar Vila, Alberto Bello, Domingo Cataldo, Vicky Varela y Francisco Delgado.

Más de cuatro décadas de actividad continua, comprometidos en su objetivo, le ha permitido a Semente Nova, gracias a su espíritu entusiasta y creativo, heredar a las futuras generaciones una variada colección de producciones coreográficas que han recorrido los mayores escenarios en varias regiones de Venezuela, así como también tres giras por las provincias gallegas.

Una agrupación con historia

El grupo folklórico Semente Nova, surge en abril de 1.979, bajo la dirección de Nani Alonso. Entre sus fundadores destacan la familia Delgado Crego, las hermanas Rebón, Belén San Martin,  los hermanos Herbón, Lourdes Rodríguez, Susana García, Carolina y Susana Martínez, Lila Payo y Mary Carmen Ozores. En total el grupo comenzó con 18 integrantes.

Desde su fundación el objetivo fundamental del grupo ha sido trabajar por el rescate y proyección de las tradiciones y costumbres de Galicia. “Mostrar a nuestros  jóvenes el amor  por la tierra  de sus padres y abuelos, dar un espacio para que ellos crezcan de una forma sana y alegre, sintiéndonos todos una sola familia” explican Pilar y Annmary Delgado.

La agrupación cuenta con danzas de las cuatro provincias de Galicia: Ourense, Pontevedra, Lugo y Coruña. Además de los bailes, también representan las costumbres, tradiciones e idiosincrasia de cada una de las regiones, a través de los trajes e indumentarias.

Un traje para cada ocasión

Dependiendo del baile y la región que se quiera representar, Semente Nova pone todo su esfuerzo para confeccionar trajes lo más parecido posible a la realidad. Para ello, dedican horas y días a la lectura e investigación, buscando en documentación cuales son los trajes que usaban los antepasados. De hecho, desde la fundación de la agrupación, sus integrantes han vestido más de 100 tipos de trajes que representan localidades, épocas o danzas diferentes.

Todo parte del traje regional gallego. En el caso de las mujeres está formado por una falda larga, que suele ser roja con unas cintas negras en la parte inferior, que va encima de la enagua y el pololo, pantalón ajustado en la rodilla y las medias blancas o caladas. Por encima de todo esto pueden llevar una segunda falda para proteger la anterior, a la que llaman la basquiña, fue común tanto en el traje cortesano como en el popular; iba fruncida en la cintura, aunque con el tiempo fue modificando su forma, tejido, decoración y uso. Durante el siglo XVIII solían confeccionarse en «damasco», «lamparilla», «principela», y con menos frecuencia, en tafetán, «griseta», «pelo de camello» y seda. O simplemente un mandil o delantal.

Su uso se popularizó quedando al alcance de las mujeres de todas las clases sociales, y se mantuvo hasta el último tercio del siglo XIX. Se coloca un delantal, cuya longitud puede variar. En la parte superior, las gallegas visten una blusa o camisa blanca y encima un chaleco o corpiño que es una prenda de vestir femenina sin mangas que cubre de forma ajustada desde los hombros hasta la cintura, suele ser abierta por delante y se cierra mediante cordones o botones. Como calzado, pueden llevarse zuecos con suela de madera o zapatos negros de tacón bajo. En la cabeza usan la Cofia, un tocado femenino que servía para recoger los cabellos y en algunos casos asociados a las doncellas o criadas de casas elegantes.

Para los hombres, las piezas indispensables del traje gallego son una camisa generalmente blanca, que va cubierta por un chaleco. En la parte inferior llevan los calzones negros (nombre que reciben los pantalones) y las polainas (paño que cubre las piernas desde las rodillas hasta los pies, normalmente de color negro y que también cubren la parte delantera del zapato). Rodeando la cintura, se coloca una faja, que puede ser de distintos colores (aunque suele ser roja) y en los pies también suelen calzar zuecos o zapatos negros.

Un amor que prevalece, incluso en tiempos pandémicos

Muchas agrupaciones folclóricas extranjeras nacen y luego desaparecen. Aunque las directoras de Semente Nova están conscientes de ello, apuestan día a día a incentivar el amor por Galicia en sus integrantes, como una manera de que el grupo se mantenga con el paso de los años.

“Nuestro principal motor para continuar y seguir en el tiempo, es el amor de nuestros integrantes y profesores por la cultura gallega. Siempre comienza en casa, los padres y abuelos de nuestros integrantes aman su tierra y que sus descendientes estén en un grupo de danzas que le recuerdan su Galicia añorada los hace revivir momentos. Además, todos somos una gran familia, que estamos juntos en todo momento, crecemos como amigos y compartimos el amor a Galicia” explican las encargadas del grupo.

Este amor por Galicia no desmaya, incluso en tiempos de la crisis por Covid-19. “Desde hace un año estamos en esta situación de pandemia, que no ha permitido que ensayemos como quisiéramos; sin embargo, estuvimos manteniendo contacto a través de videos y conexiones vía zoom. Cuando hubo una flexibilización, retomamos los ensayos en fines de semana en espacios abiertos y con todas las medidas de bioseguridad que debemos tener todos” indican.

A pesar de los tiempos, la agrupación está de brazos abiertos para recibir nuevos integrantes que amen las tierras gallegas y su cultura. “Los niños y jóvenes deben practicar danza folclórica, primero porque es una actividad física beneficiosa para todas las edades, segundo porque la cultura enriquece no solo al cuerpo sino a la mente, al tiempo que se mantienen las tradiciones. En la Agrupación Semente Nova somos una gran familia. Nos caracterizamos por darle ingreso a todo aquel que quiera bailar y formar parte de un grupo que muestra sus destrezas en la tarima y logra transmitir emoción a todos los que lo ven” argumentan las directoras del grupo infantil.

Un Festival Infantil diferente

Semente Nova fue una de las agrupaciones que participó en el Festival Infantil de Danzas Folclóricas Internacionales, llevado a cabo del 16 al 29 de noviembre de 2021 a través de las plataformas digitales. Además de recibir el Premio “Correio da Venezuela” a la Agrupación Popular en Instagram (electo por el público en votación abierta), el grupo gallego también conquistó los títulos de Agrupación Traviesa (otorgado por los organizadores), Madrina del evento (Uxia Souto Pardo), primer lugar en Traje Típico, tercer lugar en Agrupación Coreográfica y quinto lugar en Mensaje Creativo.

“La experiencia de participar en el Festival Infantil de forma digital fue muy agradable y a la vez un reto tecnológico. Todos participamos en la búsqueda de la información requerida, uniendo la información en los videos y adaptándonos a trabajar a distancia. Como siempre muy orgullosos de nuestros integrantes y de los logros obtenidos” afirman Pilar y Annmary.

Las directoras del grupo infantil creen que este tipo de iniciativas que buscan vencer las barreras impuestas por la pandemia, deben continuar. “Las actividades por internet son todo un reto, sin embargo consideramos que es una forma de mantenernos conectados ante la situación de pandemia que vivimos en los actualmente momentos, donde reunirse es completamente imposible. Quizás tratar de hacerlas interactivas llame mucho la atención inclusive de niños que no están actualmente en agrupaciones folclóricas y los invite a unirse a alguna de ellas” explican las encargadas de la agrupación.

Un llamado a mantener las raíces

Semente Nova cree en la necesidad de mantener vivo el vínculo con los orígenes. “Todos debemos trabajar por mantener las raíces de nuestros antepasados para que sean transmitidas de generación en generación. La cultura enriquece y si es inculcada desde muy pequeños, pues queda más arraigada en nuestro comportamiento. Por otro lado, para el que tenga la oportunidad de que sus hijos formen parte de alguna agrupación cultural, no deben dudar en hacerlo, ya que además de obviamente participar en eventos de tipo artístico, todos los grupos son una nueva familia en la que los niños no solo bailan sino que comparten y crean lazos con otros niños que luego de adultos seguirán formando parte de su vida en la mayoría de los casos” finalizan las representantes del grupo folclórico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here