Sporting Club de Venezuela forja camino en Mariches

Cerca de 400 niños han encontrado un espacio de salvación en la escuela de fútbol

0
2463

Son cerca de las 3 de la tarde, y el Sol está en su punto en la cancha de fútbol del Colegio Mano Amiga de Filas de Mariches, pero eso no es excusa para que casi 400 niños disfruten del césped como si se encontraran en el mismísimo estadio Olímpico.

Tienen entre 5 y 18 años de edad, y sin excepción comparten un lema, “Todos somos Sporting”. En plena arteria principal del segundo barrio más grande de Latinoamérica, se abre espacio un oasis en el que los chicos cambian el entorno podrido por deporte, bajo el nombre de Escuela de Fútbol Sporting Club de Venezuela. La mayoría de ellos si quiera saben dónde queda Portugal, pocos habrán tenido la oportunidad de siquiera salir de su localidad, pero defienden la camiseta alusiva al equipo lisboeta como si se tratara de la de un equipo local.

Bajo la dirección deportiva de Arlindo Da Silva, Jhohandry Ruiz y Joaquim Esteves, cada grupo dividido en esta oportunidad en Sub-10, Sub-12, Sub-14 y Sub-18, realiza el calentamiento previo a las prácticas de ataque y defensa, mientras atentos escuchan las indicaciones que cada uno de sus dirigentes hacen.

El respeto es evidente, en la cancha todos se tratan igual, se apoyan, y si a alguno se le dificulta hacer un ejercicio, no falta el compañero que corra a indicarle cómo hacer correctamente la indicación. Siempre hay un líder de grupo, y cuando se les anuncia quién será el afortunado de la práctica, las sonrisas brincan como si de conejos en praderas se tratara.

Puede no ser la escuela más grande del país, probablemente no se acerca si quiera a la más grande de la capital, pero se respira un aire diferente, uno que habla de familia y fraternidad, y en la que la prioridad es ser parte del equipo.

“Me quedé porque me sentí en casa”
La juventud de Jhohandry Ruiz puede engañar a muchos, pero le sobra carácter a la hora de poner orden en la plantilla. Tiene 19 años que se multiplican en ganas e intenciones de sacar adelante el proyecto, al que llegó para cumplir con sus horas de trabajo social, y del que no se pudo separar.

“Empecé y me quedé como colaborador, y me he quedado porque me siento identificado con este proyecto. Aquí no sólo venimos a jugar, venimos a mejorar, y haber podido participar en ligas distritales ha sido uno de nuestros más grandes logros. Me siento satisfecho con lo que estamos haciendo”, relata el joven ex alumno del colegio que presta la cancha para el equipo, mientras que Arlindo le explica a sus aprendices más pequeños cual es la diferencia entre oír y escuchar, y la importancia de entender que todos son un equipo.

Artículo anterior“Beau Jeu” a la Euro
Artículo siguienteFilial 43 Porto celebró la navidad entre amigos
Egresada como Licenciada en Comunicación Social mención Periodismo de la Universidad Católica Andrés Bello (2010). Especializada en Periodismo Deportivo por la Universidad Simón Bolívar y en Dirección de Medios y empresas de Comunicación por la ESAE Business School de España. Inició su carrera laboral como pasante en el departamento de medios y comunicaciones corporativas de Editorial Alfa en 2007 y posteriormente como productora asociada en un programa radial en Radio Caracas Radio 750 AM, junto a los periodistas Javier Conde y Sebastián de la Nuez. Forma parte del equipo de periodistas de planta del CORREIO da Venezuela desde diciembre de 2009. Además se ha desempeñado como correctora y editora de textos de la Revista Ripeando, y asesor de comunicaciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here