Tips para tener un negocio más sostenible

0
251

Estamos en una época de agitación medioambiental, lo que significa que ser ecológicos se ha convertido en algo indispensable. El deterioro de los recursos naturales y otros problemas, como el calentamiento global, nos obligan a adoptar un modo de vida que alivie la carga que las actividades humanas suponen para el planeta.

Por ello muchas personas y organizaciones se están volviendo verdes. Dado que las empresas y las industrias son las que más contribuyen a la crisis ambiental, se les presiona para que adopten prácticas respetuosas. Dado que nos encontramos en una era de conectividad masiva y avances técnicos, la gente está más informada y es más consciente de la importancia de adoptar acciones de sostenibilidad en su vida cotidiana.

No uses papel: Anima a los empleados a prescindir del papel, en su lugar almacenen los documentos digitalmente para reducir la impresión y compartirlos en línea. Con esto, hay menos papeles utilizados y se reducen costos y gastos de gestión. Sin duda, se disminuirá el presupuesto en tóneres y tintas, permitiendo un ahorro económico pero verde, ya que una de las principales razones de los cambios climáticos es el aumento de la concentración de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera. Por lo que, al abandonar el papel se podrá salvar a muchos árboles, lo cuales aspiran el dióxido de carbono. Según varias investigaciones, un árbol maduro puede absorber unas 48 libras de CO2 en un año, contrarrestando los efectos de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

Promover el trabajo remoto: En 2020, vimos varios beneficios del trabajo a distancia: empezando por la flexibilidad que ofrece esta modalidad, el aumento en la productividad de los empleados y el ahorro de dinero. Además, dicho esquema de labores proporciona un mejor equilibrio entre la vida laboral y la personal. Para el empleador, aminora el tiempo de inactividad, lo que se traduce en un trabajo de mayor calidad y permite ajustar costos para el funcionamiento de una oficina física. Esta forma de realizar las actividades es una situación en la que ganan tanto los colaboradores como las compañías, pero su mayor beneficiario es el medio ambiente, puesto que tiene varios impactos positivos como son: la reducción sustancial de los GEI, la mejora de la calidad del aire y la disminución del uso de combustibles fósiles.

Reducir la cantidad de electricidad: Uno de los mayores gastos de cualquier corporación son las facturas de energía ya que el funcionamiento de una oficina requiere de mucha, pues se necesita para hacer funcionar varios aparatos como el aire acondicionado, la calefacción, el microondas, las luces y otros equipos. Para reducir los costos de electricidad, se pueden comparar los precios y analizar la mejor oferta. Pero si aún así no es suficiente, estas sugerencias son de gran ayuda al momento de optimizar el consumo: Sustituir las bombillas convencionales, en lugar de la luz incandescente convencional, emplear LED y CFL, pues tienen una vida útil más larga y consumen menos energía; Programar el termostato, estos aparatos pueden gestionar los procesos de calefacción y refrigeración, evitando cuentas altas; Capacitaciones al personal, así este será un aliado a la hora de ejercer buenas prácticas del uso de los aparatos.

Generar energía propia: Una de las inversiones ecológicas más eficaces son los paneles solares y los aerogeneradores, que brindan una alternativa energética. Es posible que la inversión inicial sea fuerte pero a la larga resultará beneficioso. Estos dispositivos, además de generar energía, también la almacenan, lo que reducirá significativamente la factura. Muchos organismos gubernamentales y privados ofrecen préstamos y otros incentivos monetarios para promover la sostenibilidad, por lo que los negocios ecológicos pueden aprovechar dichos beneficios.

Invertir en marketing ecológico: Por un lado, se minimiza el impacto negativo en el medio ambiente durante el desarrollo, la comercialización y el empaque. Por otro, esta estrategia destaca cómo un producto o servicio beneficia al medio ambiente, aumentando la demanda, pero no debe reducirse a greenwashing, sino que se debe ser responsable. Para ello, se requiere fabricar productos ecológicos, elegir materiales de embalaje sostenibles, crear campañas, abogar por la concienciación y muchas otras cosas. Cabe señalar que el marketing ecológico crea confianza y la fidelidad del consumidor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí