Un salto de la Monarquía a la República

0
85

La dinastía española de los Filipes gobernó el país entre 1580 y 1640, cuando el futuro rey Don João IV lideró una revuelta para desalojar a los castellanos del trono. En la mañana del 1 de diciembre de 1640, 120 conspiradores asaltaron el Paço da Ribeira de Lisboa para derrocar a la dinastía española que gobernaba el país desde 1580. Miguel de Vasconcelos, que representaba los intereses castellanos, fue asesinado a tiros y arrojado por la ventana.

Fue desde el balcón del Paço donde se proclamó la coronación del duque de Bragança, futuro rey Don João IV, y fue también desde allí donde se ordenó el cerco a la guarnición militar del castillo de San Jorge y se tomaron los barcos españoles del puerto. A finales de 1640, todas las ciudades, castillos y pueblos importantes habían declarado su lealtad a los rebeldes. El restablecimiento de la independencia sólo sería reconocido por los españoles 27 años después, con la firma del Tratado de Lisboa.

De Napoleón al fin de la Guerra Civil

En el siglo XVIII, João V, rey absolutista y amante de las artes, hizo construir un grandioso convento-palacio en Mafra y el acueducto de las Águas Livres en Lisboa. Sin embargo, la lujosa y exótica capital del reino desapareció casi por completo en 1755 debido a un devastador terremoto. Fue el marqués de Pombal, ministro del rey José, quien inventó una nueva Lisboa, monumental y mejor preparada para afrontar las furias de la naturaleza.

A principios del siglo XIX, las tropas de Napoleón invadieron Portugal y la corte se trasladó a Brasil, para asegurar la continuidad dinástica y, por tanto, la independencia de Portugal. Cuando el rey João VI regresó a Portugal 14 años después, en 1821, el país era otro: aparte de las marcas dejadas por los años de guerra, el movimiento liberal había surgido y transformado el panorama político nacional. El poder del rey ya no es absoluto y la primera constitución está a punto de ser aprobada.

A la muerte de João VI, en 1826, la situación política era confusa, tanto política como dinásticamente. En 1828, estalló una guerra civil, en la que dos de los hijos de João VI se disputaban el trono: Miguel, aclamado por las cortes, que mantenía una visión tradicionalista y se oponía a la Constitución, y Pedro, que defendía el liberalismo y se oponía a la Constitución. Pedro, que defendía el liberalismo y la Constitución, pero al que se le impidió ocupar el trono portugués porque había declarado la independencia de Brasil en 1822 y era emperador de ese país. La disputa se decidiría finalmente en 1834, con la Convención de Évora Monte, que puso fin a la guerra civil y determinó el retorno a una versión liberal y constitucional de la monarquía portuguesa.

Implantación de la República

Las ideas republicanas comenzaron a cobrar fuerza desde finales del siglo XIX. Tras el regicidio de Dom Carlos en 1908 , la Implantación de la República Portuguesa fue el resultado de una revolución organizada por el Partido Republicano Portugués, que comenzó el 2 de octubre y triunfó al amanecer del 5 de octubre de 1910. La revolución derrocó la monarquía constitucional e instauró un régimen republicano.

El 5 de octubre de 1910, a las 9:00 de la mañana, se proclamó la república en los Paços do Concelho de Lisboa, edificio en el que se encuentra el Ayuntamiento de Lisboa. Tras la proclamación de la República, se creó un gobierno provisional presidido por Teófilo Braga. En agosto de 1911 se aprueba una nueva Constitución y comienza la Primera República Portuguesa.

El primer Presidente de la República fue Manuel de Arriaga (1840-1917), elegido por el Parlamento el 24 de agosto de 1911. Con este cambio se modificaron algunos símbolos del país, como el himno nacional y la bandera nacional.

Batalla de Chaves

Aunque se trata de una batalla nacional poco conocida, es también una de las más heroicas, al estar ligada al fin de la monarquía en el país. Después de la implantación de la República, en 1910, todavía hubo intentos de tomar el poder por parte de los monárquicos, que seguían reuniendo algunos partidarios en todo el país. En julio de 1912, un ejército de monárquicos se reunió en Galicia, cerca de la frontera de Chaves.

El ejército que estaba en esta ciudad se dirigió hacia Montalegre, pensando que allí atacarían los monárquicos. Sin embargo, decidieron entrar en Chaves, que estaba desprotegido. Así, el pueblo de Chaves, provisto de sus armas, luchó contra el ejército monárquico, derrotándolo, hecho que mereció elogios y admiración de todo el país.

Día de Portugal

La primera referencia legal que declara el 10 de junio como “Fiesta Nacional y Gran Gala” data del 27 de abril de 1880. Se trata de un decreto de la Corte Real en el que el rey Luís I acuerda conmemorar el 300º aniversario de la fecha fijada por los historiadores para la muerte de Luís de Camões, el 10 de junio de 1580. Tras la caída de la Monarquía y la instauración de la República, en 1919, el 10 de junio no figuraba en la primera lista de fiestas nacionales elaborada por el Gobierno, pero un decreto del 29 de agosto de 1919, lo consagró como fiesta.

Durante el régimen dictatorial del Estado Novo, desde 1933 hasta la Revolución de los Claveles del 25 de abril de 1974, el 10 de junio se celebraba el “Día de la Raza: la raza portuguesa o los portugueses”. Se utilizó para exacerbar las características nacionales. El 10 de junio se estipula como día festivo tras la labor legislativa posterior a la instauración de la República el 5 de octubre de 1910. Durante esta labor legislativa, el 12 de octubre se publicó un decreto que definía las fiestas nacionales. Lisboa eligió el 10 de junio como día festivo municipal para honrar a Camões y, lo que sólo sería una fiesta municipal, se exaltó con el Nuevo Estado. Así, a partir de ese momento, el Día de Camões se celebró a nivel nacional.

Pero no se quedó ahí: hasta el 25 de abril, el 10 de junio era conocido como el Día de Camões, de Portugal y de la Raza. A partir de 1977, este día se designó como Día de Portugal, de Camões y de las Comunidades Portuguesas.

Revolución del 25 de Abril

Cansados de la guerra colonial, los militares profesionales, tras una serie de movimientos corporativos y reivindicaciones políticas, decidieron derrocar el régimen dictatorial por la fuerza. El Movimiento de las Fuerzas Armadas desencadenó una revuelta militar a gran escala, que derrocó al régimen sin causar bajas y sin utilizar la fuerza, no sin antes pasar por algunos intentos frustrados, como el protagonizado por el Regimiento de Infantería Caldas da Rainha el 16 de marzo de 1974.

En la noche del 24 al 25 de abril, se emitieron dos canciones por la radio, como señal para los rebeldes. Las canciones son “E Depois do Adeus”, de Paulo de Carvalho, y “Grândola, Vila Morena”, de Zeca Afonso, conocido opositor al régimen. Cuando empiezan a sonar las canciones, comienzan las operaciones militares, coordinadas por el comandante Otelo Saraiva de Carvalho.

Elementos de la conspiración se apoderaron de las respectivas unidades, formando columnas de voluntarios, y convergieron en los principales centros y puntos estratégicos de Portugal, poniendo en desventaja a las fuerzas gubernamentales. Así, y sin disparar un solo tiro, los militares cubrieron prácticamente todo el país y lograron su propósito.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí