Una ONG pide ayuda a Portugal para atender a niños enfermos y evitar muertes en Venezuela

0
27

Una organización no gubernamental venezolana que ayuda a niños y adolescentes hospitalizados con enfermedades crónicas pidió a Portugal que apoye económicamente a las organizaciones civiles locales para evitar muertes por falta de respuesta del Estado.

«El gobierno portugués, que es muy querido por los venezolanos, debería ver cómo puede ayudarnos, a través de la embajada, porque lo que estamos viviendo es devastador, es multidimensional», dijo el director de Prepara Familia (PF).

Katherine Martínez habló con la agencia de noticias Lusa en Caracas, en las oficinas de esa organización, donde se atendió a varios niños y familiares en riesgo de desnutrición, a quienes se les dio vitaminas y medicamentos.

«Necesitamos que países como Portugal, que siempre ha tenido una relación maravillosa con nosotros, que tiene tantos portugueses con empresas aquí, puedan tener una mayor relación», dijo, destacando la «hermosa relación con la comunidad portuguesa», que tiene «un corazón de oro».

Por otro lado, ha explicado que «ha sido muy duro» lo que han vivido los venezolanos y que desde 2017 tienen «un récord» de lo que ocurre en el Servicio de Nefrología del Hospital Infantil José Manuel de los Ríos, donde «hasta la fecha han muerto 74 niños».

«Para nosotros, estas muertes son evitables, porque el Estado no ha invertido para responder y garantizar el derecho a la vida y a la salud de estos niños», dijo, y advirtió que «no hay un programa de búsqueda de órganos, porque está suspendido desde hace cinco años y cinco meses.»

Katherine Martínez explicó que muchas mujeres venezolanas no reciben ayuda alimentaria del Estado porque «la mayoría vienen del interior del país» y «han sido criminalizadas por realizar protestas».

Por otro lado, denunció que hay niños que han muerto «por desnutrición», que «no padecían enfermedades crónicas, sino por hambre, porque al no ser alimentados, acabaron hospitalizados».

«En 2020 abriremos un centro de protección nutricional, una unidad psicosocial legal, para atender a los niños en esta situación, a las embarazadas en riesgo de desnutrición y a las mujeres lactantes», explicó.

Según el director de Prepara Familia, la ONG atiende actualmente a niños y mujeres que se someten a «un protocolo de 12 semanas en el que reciben suplementos nutricionales y vitaminas».

«Es gratis, todo, porque es gracias a los proyectos de la arquitectura humanitaria, de las Naciones Unidas», subrayó.

Según Katherine Martínez, «ya en 2008, la situación en el hospital era complicada: las mujeres dormían bajo las cunas de los niños, sin sillas ni camas, ponían periódicos y sábanas encima».

«Había muchas carencias, pero desde 2014 la situación se agravó con la compleja emergencia humanitaria que poco a poco comenzó a instalarse en Venezuela (…) no pudimos hacer el mantenimiento preventivo y correctivo de los equipos de rayos X, tuvimos una baja importante de medicamentos e insumos familiares, y las madres tuvieron que salir a hacer los exámenes porque no podían hacerlos dentro del hospital», explicó.

Fue entonces cuando FP comenzó a documentar lo que ocurría, pero las dificultades se agravaron: «en 2017 los niños que estaban en la unidad de diálisis, en el Servicio de Nefrología, comenzaron a morir sin motivo aparente. (…) Había bacterias y cada niño que entraba corría ese riesgo.»

Ante esta situación, varias organizaciones pidieron ayuda al Sistema Interamericano de Derechos Humanos, que respondió con «medidas de protección», pero «el Estado no respondió, no hizo nada», lo que motivó la solicitud de ampliación de las medidas cautelares que hoy protegen a los niños en 14 servicios hospitalarios.

Katherine Martínez explicó que en Venezuela se está dando publicidad a que las cosas están mejorando, pero advierte que esto es una gota en el océano, «para un sector minúsculo».

«Nosotros, cada día, vemos con dolor cómo la situación de vulnerabilidad de las familias, de los niños y de las mujeres con enfermedades crónicas ha ido en aumento, porque no hay respuesta del Estado», dijo.

En este sentido, explicó que los venezolanos, sufren el impacto de «un contexto económico, una mala gestión financiera, el tema cambiario, el [bajo] salario mínimo y una hiperinflación que impide a las mujeres acceder a una dieta equilibrada».

«Es dramático, y por eso están aquí todas las organizaciones de la arquitectura humanitaria de las Naciones Unidas. El Programa Mundial de Alimentos está dentro del país entregando bolsas de comida a través de las escuelas», dijo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí