Willians Costa evangeliza a través de las redes sociales

0
62

Marcos Ramos Jardim

Durante el inicio de la pandemia de COVID-19, el padre Willians Costa decidió evangelizar a través de la redes sociales Instagram y Tik Tok, con los espacios “Sanando Heridas” y “Sin Cleriman”. Es el único sacerdote de origen portugués en Venezuela que pertenece a la Congregación Escolapia, fundada por San José de Calasanz, patrono de las escuelas católicas.

Willians Tomas Costa Figueira nace el 08 de marzo de 1977 en la ciudad de Caracas, hijo de Tomas Rómulo Costa Da Mendonça y María Margarida Figueira Dos Reis, ambos originarios de la Región Autónoma de Madeira, de las freguesias de Porto da Cruz y Campanario. El sacerdote se gradúo de bachiller en ciencias en el Colegio San José de Calasanz de Catia, ingresando posteriormente al seminario de los escolapios en la ciudad de Barquisimeto, estado Lara.

El presbítero Costa fue ordenado sacerdote el 10 de diciembre de 2005. Su trayectoria en la vocación sacerdotal inició como rector y formador del seminario escolapio en Barquisimeto, pasando luego por las escuelas pías en Carora, Valencia y Maracaibo. Estuvo al frente de la Vicaria La Transfiguración del Señor, hasta ser designado como Superior Provincial de la congregación escolapia en la Región Caribe durante el periodo 2018-2020.

Actualmente es el Rector del Colegio San José de Calasanz y la comunidad escolapia de Caracas, ubicado entre las Lomas de Urdaneta y los Magallanes de Catia, al oeste capitalino. En una entrevista con el CORREIO, el sacerdote reflexiona sobre su propia historia.

¿Cómo ha influido sus orígenes portugueses en su vocación sacerdotal y el porque optar por la congregación escolapia y no la vida diocesana?

Mi vocación nace desde mi infancia, gracias a mi familia en especial a mi abuela paterna y mi madre, rezábamos mucho el rosario tanto en español y en portugués son muy devotos de Fátima, quien ha sido fundamental en mi vida espiritual, a pies de ella, la virgen ha sido la que nos ha estado acompañando todo este tiempo, he aprendido el valor del trabajo, soy un trabajador incansable, trabaje con mis tíos y mi padre en el comercio en la rama de perfumería, el amor por el trabajo para un luso descendiente lo lleva en la sangre, luego en la adolescencia en mi época del liceo con los padres escolapios, comenzó a surgir la pregunta ¿por que no ser como ellos?, entre mis 15 y 16 años aproximadamente, después entre al seminario y me convertí en sacerdote de esta congregación religiosa, mi abuela siempre oro y rezo para que tuviera un familiar sacerdote, decido ser escolapio porque no sabia la diferencia entre los diocesanos y religiosos, además siempre quise vivir en comunidad y no en soledad.

¿Cómo surge la idea Sanando Heridas y de evangelizar por las redes sociales?

Nació cuando comenzó la pandemia, gran parte de mi misión ha sido ser acompañante profesional, muchas personas no podían salir durante la pandemia al igual los que frecuentaba a la iglesia sufrían de tristeza y depresión, sirviera de contacto para acompañamiento espiritual, le damos las orientaciones en Instagram, mas los correos que los muchachos me envía, me di cuenta que el mundo Digital era importante, me di cuenta que uno de los jóvenes del seminario, utilizaba mucho el Tik Tok, empecé a ver contenido de sacerdotes en esta red social y me pareció interesante y decidí generar contenido en dicha plataforma, creció mucho 19 mil seguidores. En cambio Instagram es mas consensual, genero contenido de mucha gente buscaba ayuda, alguna orientación y consejo, A raíz de la buena receptividad de Sanando Heridas, nace un espacio de entrevistas Sin Cleriman, donde entrevisto todos los viernes, a los sacerdotes que quiere enfatizar su dimensión humana, hablamos de lo que sentimos, nuestras crisis, proyectos, anhelos, de cómo evangelizamos, siendo el entrevistado mas conocido el padre franciscano Fray Luis Antonio Salazar, para mi ha sido muy fácil adaptarme a las redes y darme a conocer, durante mi adolescencia participe en el teatro y realice monólogos.

¿Cómo ha visto la participación de la comunidad portuguesa en los eventos eclesiásticos en el país?

Sin duda la comunidad portuguesa ha sido importante, es fundamental dentro de la iglesia venezolana, es numeroso y grande y creo que nuestra participación en la iglesia local y las congregaciones es fuerte, ha sido pilar en la evangelización de Venezuela, todas las parroquias hay una comunidad fuerte, se mantiene el rezo del rosario y otras practicas que sostiene la fe, nuestra etnia la promueve, es una devoción que ha calado en muchos venezolanos y lo vemos en nuestras parroquias, ha dejado de ser portuguesa hacer universal, gracias a los lusitanos, hay que seguir reforzando los lazos de la comunidad portuguesa, con la iglesia y nuestra diplomacia y sobre todos aquellos coterráneos que vive en las zonas populares de Caracas y en el interior del país, tanto Portugal tiene mucho que dar a Venezuela y Venezuela mucho a Portugal, sigamos fortaleciendo nuestra fe y manteniendo organizando nuestras tradiciones que han dado a conocer nuestra cultura al país, el Papa dice que hay que hacer una iglesia en salida, en hacer lío, en ir a las calles y evangelizar a las parroquias, escuelas, podemos dar mucho en Venezuela.

¿Cuál fue la reacción de sus familiares y amigos la decisión de ser sacerdote?

Hubo de todo tipo de comentarios, sobre todo mi hermana y papá que no lo esperaban, no fue fácil al principio, el legado de la familia y el negocio, no obstante gracias a Dios él lo acepta, en cambio mi mamá siempre fue más comprensiva, y mis abuelos me impulsaron mucho, me ordene con el alba que hizo mi abuela, ella había fallecido cuando me ordenaron sacerdote y me enteré cuando me lo entregaron.

¿Con cual devoción santoral y mariana usted se identifica?

Me siento identificado por Nuestra Señora de Guadalupe, es la referencia patronal de America, conocí su historia estudiando la teología y por supuesto la Divina Pastora me marco mucho durante mi tiempo en el seminario, creo que es una devoción que tiene mucho arraigo y me atrapó la alegría de la feligresía barquisimetana, en cambio mi santo preferido es el portugués San Juan de Dios, su fiesta se celebra el 8 de marzo que justamente es el día que cumplo años, su historia es muy significativa por las personas que sufre de su salud mental de los enfermos, sino fuera sacerdote fuese medico, debido a mi fuerte interés por la salud, también tengo una fuerte devoción por el Beato José Gregorio Hernández.

¿Qué significa para usted estar al frente del Colegio San José de Calasanz en Catia?

Para mi es mucha responsabilidad, es difícil sostener esto de pie y lo vivo como una manera de servir a Dios. A este colegio le debo lo que soy desde mi adolescencia hasta mi adultez. Ese proceso de conversión hay que vivirlo y dejar en alto el nombre de San José Calasanz, que siempre buscó ejercer altos cargos para abrir las oportunidades a todos los jóvenes que están necesitados a través de la educación cristiana. Me identifico al ver la niñez del presente y futuro del país a través de los valores que inculca la iglesia, los que llegaba las escuelas; pía significa “gratuito” en latín, además contamos con una comunidad portuguesa significativa en las aulas del colegio. No obstante, la presencia luso-venezolana es mucho menor a lo que era antes. De manera particular los estudiantes de este origen apoyan la misión; las asociaciones lusas han apoyado nuestra fundación social, dando a conocer más lo que hacemos; los ex alumnos son muy significativos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí